Muchas veces tuve renuencia a agradecer lo que me daban en casa. Entender los regalos que la vida otorga es bendecir lo que eres y donde estás. Ese momento de entendimiento único, cambia la vida de quien la practica convirtiendose en una cualidad del estado de gracia llamado “unidad”

Sip, estaba resentida con la vida y mis padres. Y pase mucho tiempo enojada no agradeciendo nada y exigiendo la falta de amor, presencia y reconocimiento que provenía de mis heridas. Más adelante trabajé esas heridas comenzando por Alanon, cristianismo, yoga, budismo, terapia, sanación y lo que hasta ahora me ha llevado a donde estoy. “Uff ” decía yo, “ese esta peor que yo!” ahi comencé a darme cuenta que todos, en cierta forma o momento cargamos con infinidad de heridas, abusos y creencias que nos generan una percepción de la vida, de nosotros y los demás muy diferente al amor.
Entre más he llegado a verme como soy y honrar las experiencias de la vida más he agradecido el haberlas vivido. Si, aunque sea un desastre tus experiencias eso te ha fortalecido, te ha mostrado hasta donde eres capaz de llegar y no solo sobrevivir, sino aspirar y llegar a estados completos del Ser humano como tú.
Muchas veces penduleamos cuando ya nos vamos reconociendo y sabemos que “merecemos” amor y vivir; pero seguimos enojados y aunque nos lo damos no agradecemos. El perdón es el camino, más la voluntad y la visión se van adquiriendo conforme vamos conociéndonos y recuperando las energías de nuestros ancestros y padres. Eso que uno es, eso que siempre hemos sabido que está ahí esperando, esta lleno de gozo cuando te das cuenta de que si puedes, de que reconoces tus errores y ves toda tu luz y capacidad de crear y conectarte. Más el agradecimiento surge cuando te ves a ti. Cuando recuperas ese respiro, esa última exhalación donde casi pierdes la fe y dices “ahh gracias Padre, Gran espíritu o Universo… porque ahora lo entiendo”. Y si no lo entiendes, cierra los ojos y solo quédate ahí reconociéndote y reconociendo a todos en las infinitas células y capas de lo que creas y manifiestas como tu realidad, ya sea acertado o generes pruebas que te muestren por qué estas aquí y qué necesitas aprender. Eso crea tu visión y limpia tus creencias equivocadas.

Si es hermoso, lograr ver que lo que trasciende en la vida es el amor, la compasión, la gracia, la sabiduría, la humildad sobre cualquier evento, deseo, accidente, insomnio, enfermedad y sentimiento que mueva tu corazón…. todo ese caos está siendo creado para que agradezcas tu oportunidad única de crear voluntad y fuerza y te reconozcas en el camino como un guerrero, un sabio, un navegante, un piloto, un meditador, un artista de tu propio destino!.

Ves?, si agradeces lo que vives, piensas, haces y creas siempre se presentaran las confirmaciones y señales de que todo es perfecto. De que tal ves, esta ocasión estas un escalón más arriba aunque tardes en ver la verdad de la prueba. Si las verdades solo llevan a la pureza de las acciones y consecuencias, y cuando te acercas a TU verdad entonces es la verdad del creador, es la verdad del Amor y de una vida plena.

Cualquier cosa que des o recibas está ahí para reciclar la energía de la abundancia fértil. Si no agradeces un abrazo, un gesto, una opinión, un rezo estas siendo lo que no eres. Estas desconectado de ti mismo, no estas entrando en la absoluta realidad de lo que vienes a hacer: esa misión tan profunda de tu alma que quiere brillar y resplandecer en conjunto con todos los demás al unísono de la verdad de Dios, si al unísono, porque todo esta conectado, todo viene a transmutarse y dar enseñanza, para crecer en el mundo de los sueños y la libertad.

Eres un ser de libertad y amor puro… llega a eso y agradece infinitamente a ti mismo, porque eso hará el ejemplo más grande hacia el mundo de lo que eres.
Te mando un abrazo agradeciendo conocerte ahora y siempre.

 

Bienvenido a nuestro boletín

Unete a nuestro boletín por email, para recibir conocimiento y recomenaciones. 

Ya estas dentro de nuestra comunidad de LUZ.

Share This